viernes, 27 de marzo de 2009

IDENTIDAD ANDINA ECUATORIAL

41, CIRCO MÁXIMO*


Excelentísimo Carlos Arroyo del Río

I


Ave César
hordas bárbaras nos invaden
tus legionarios solicitan
instrucciones

despreocupáos Casio
seguro es falsa alarma
pero enviad a mis conscriptos

por si las moscas

proseguid con la carrera de cuádrigas!

II

Ave César
tu enemigo ambiciona El Oro
dicen
que entre ellos hay mercenarios
de Texaco y de la Esso
preguntádle a Séneca!
yo no sé
nada de Esso

continuad el combate gladiadores!

Zona perdida por el Ecuador después del Protocolo de Río de Janeiro

III

Ave César
el senado está molesto
vuestros conscriptos piden refuerzos
la plebe exige armas!

recuerda el refrán Bruto
al César lo que es del César

que mi guardia pretoriana rodee palacio!

Soldados ecuatorianos en la frontera


IV

Ave César
una delegación de madres
de los conscriptos
os pide audiencia:
oíd cómo clama la multitud allá afuera!

Despreocupáos Calígula
llamad al orador en este instante:
Cicerón anda ve y diles que a sus hijos
se les levantará un obelisco

Aviadores ecuatorianos en la guerra del 41

V


Ave César
vuestros generales han capitulado
el enemigo exige la firma
de un Protocolo:
quiere canjear un Arroyo

por el Río

qué contratiempo
esta noche vienen a cenar

Cleopatra y Marco Antonio!


VI

Pero una orden llega flechada
desde la V AVE NEU
hasta la alcoba de César:

o firmas el protocolo
o te lanzamos a los leones!

Despreocupáos caballeros
dejádnos las medallas
que el Nilo es vuestro.

Diego Velasco Andrade

De La poesía no es un libro de poemas, colección matapiojo 1989




En 1941, cuando la Segunda Gran Guerra Capitalista (que los historiadores plumíferos llaman "mundial")
una disputa de concesiones petroleras entre las transnacionales inglesa y norteamericana Texaco y Esso, generó una guerra entre los pueblos hermanos de Perú y Ecuador y provocó para nuestro país, la pérdida de la mitad de su territorio amazónico: en especial su acceso histórico al Amazonas. La oligarquía ecuatoriana presidida para entonces por Arroyo del Río, prefirió mantener sus fuerzas militares "rodeando palacio" y dejar que cientos de conscriptos y voluntarios murieran "heroicamente" en las fronteras para beneficio de los patricios ecuatorianos. En 1944 Arroyo del Río fue derrocado por la revuelta popular llamada La Gloriosa. DVA

2 comentarios:

Pablo Fer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Fer dijo...

Estimado Diego no solo fueron conscriptos y voluntarios , también oficiales jóvenes , como el Capt.Edmundo Diaz (Rancho Chico) , Tnte.Hugo Ortiz, (QuebradaSeca) Capt .Galo Molina (Balsalito), y otros en fin ecuatorianos de espíritu noble, algún momento voy por los talleres sin que me invites claro jaja.
Con afecto
Pablo.
PD
El Libro de Cabo de Villa considéralo tuyo .