martes, 14 de julio de 2009

IDENTIDAD ANDINA ECUATORIAL



Ki to, Julio, verano 2009

A PARTIR DE ESTA LUMINOSA FECHA...

DEMOLICIÓN EN MOVIMIENTO
ANUNCIA SU SEGUNDA DESCARGA
Y ESPIRAL DE PUBLICACIONES

DEMOLICIÓN
(RELOADED)


Resolver la aparente contradicción entre literatura y "literaturas". La eterna lucha entre el "arte oficial" y arte "contracultural"; entre lo "moderno" y lo "tradicional"; en otras palabras: entre lo "culto" y lo "popular"; la permanente insurgencia y puesta en escena del imaginario popular en el mundo de las elites;
instaurar el concepto de transvanguardia literaria como estética y ética insurgentes y válida en cada época y no solamente como una "tradición" congelada en los museos, en los coloquios de intelectuales “canónicos” o en los libros de las editoriales “monopolistas”.

Demolición está conformado,
por comunidades de escritores de diversas edades,
provenientes de diversas regiones del país,
que no necesariamente buscan su motivo allende los mares, en lejanas y exóticas islas…, sino más bien en los mismísimos islotes urbanos
andino ecuatoriales contemporáneos.

Su escenario es el espacio vital humano y constelar
del aquí y el ahora; allí donde se pone en escena lo "mágico- cotidiano" tan oculto para el artista solitario, apolítico y pretendidamente "chic", que busca angustiosamente “mercado” para mercar sus literaturas de autoayuda, nomadismo lunar y mundos banales; tan de venta en librerías de malls, supermercados
y puestos de libros
autoayuda
al estilo

¡PARE DE SUFRIR!



En las nuevas generaciones de escritores,
hallamos una gran diversidad y variedad de tonos y registros, pero una literatura tan humana y a la vez tan paradójica para un mundo tan ordenado por el "caos"
(por el K-Oz) conflictiva época cuando muchos pueblos en Ecuador
y del planeta, buscan aferrarse a sus raíces con una nueva dimensión espiritual; en donde los jóvenes buscan cada vez manifestar su rechazo al sistema que heredaron de sus padres y/o abuelos, a través de una insurgencia cultural, social y política; así, la experiencia del movimiento rockero ecuatoriano y el quiteño, son un buen ejemplo de ello.

Por eso, peregrinas teorías, - como aquellas del Síndrome de Falcón, solo sirven a "escritores con afanes de auto imagen y autopromoción"-, no pueden ser extendidas "a conveniencia", a toda una generación de nuevos escritores que han in surgido en estos últimos años.

Mas, esas visiones no son las únicas que queremos confrontar, existen otras que pretenden construir un canon al uso exclusivo de un grupillo poseedor del buen gusto, de los jurados de los concursos de flores y de liras, de aquellos Crísticos Zapatitos y Zapatones censores de la buena poesía y del buen gusto, de “las editoriales que valen la pena”, o peor aún de un "País Secreto" (título "hurtado" al gran poeta andino Carrera Andrade, fundador del partido socialista en 1926) que resulta útil ahora para quienes en su "fama" comarquiana, niegan la existencia de "las literaturas de los pueblos y culturas del Ecuador", como nuestra primordial y gran tradición literaria.



Nuestra condición de país milenario y multicultural,
un territorio equinoccial, con más de 10.000 años de civilización, nos convoca a estudiar y a re actualizar los meta relatos de nuestro mundo mágico y ancestral; nuestros mitos de origen, retorno, resistencia y sobretodo
de "cambio de mundo".

¿Y, en ese marco, cuál la misión del escritor?

Pues debe ser hoy, como ayer, la de desatar sinergias, interacciones, olas sismos de corta y larga duración, una suerte de "demoliciones" para el creador y también para el lector; demostrar que la literatura no es asunto de pocos
e iniciados y, parafraseando a nuestro hermano Alfredo Pérez Bermúdez, que la literatura nos puede todavía ofrecer "la posibilidad de soñar por escrito"…

Demoler el canon del occidente
(pues nuestra tradición no se halla ni en España, ni en París, ni en Picadilly Circus, ni en la China o en la Cochinchina)desplazarlo hacia nuestras mitologías andino ecuatoriales ancestrales; situar nuestra tradición en los albores de nuestra milenaria identidad ecuatorial; retomar el lazo que nos tendieron nuestros hermanos tutelares que no terminaron
desencantados, desencontrados, ni empolvados en los armarios,que no se avergonzaron de su palabra de fuego ni de su obra luminosa, pues comprendieron que un pueblo sin identidad es un árbol sin raíces, una nave sin rumbo, por eso

DEMOLICIÓN CONTINÚA
EN MOVIMIENTO


Y ahora recargado…


Demolición del muro de Berlin, noviembre de 1989

1 comentario:

Cioara Andrei dijo...

Foarte interesant subiectul prezentat de tine.M-am uitat pe blogul tau si imi place tare mult
Sigur am sa mai revin. O zi buna!