lunes, 19 de marzo de 2012

IDENTIDAD ANDINA ECUATORIAL



EL PAWKAR RAYMI FIESTA DE PRIMAVERA FLORIDA O EL MUSHUK NINA,FUEGO NUEVO Y SAGRADO DEL EQUINOCCIO QUITENSE,DÍA DE CELEBRACIÓN RITUAL DEL KITU MILENARIO

Por Diego Velasco Andrade


HACIA EL VERDADERO CORAZÓN DEL “REINO DE LOS COLIBRÍES”

Desde tiempos inmemoriales la forma y centro de la tierra constituyeron un problema para los sabios de Egipto, Babilonia y Grecia. Los científicos de la “Europa cartesiana” buscaban conocer el lugar por donde atravesaba exactamente la línea ecuatorial. Si Newton tenía razón, la Tierra debía ser aplanada en los polos y ensanchada en el “Ecuador”; entonces la Academia Francesa de Ciencias envía dos misiones geodésicas: la una hacia el polo norte y la otra hacia la zona ecuatorial para medir “in situ” la longitud de un arco de meridiano equivalente a un grado. Si la expedición polar enviada a Laponia, pasa su aventura geodésica sin mayores contratiempos, la expedición llevada a cabo en la región del antiguo “Perú” (llamada entonces Real Audiencia de Quito) estuvo marcada por interminables disputas entre los científicos e incluso por la muerte o desaparición de algunos de ellos.

A pesar de la famosa expedición de La Condamine, que determina en 1736 la que creíamos la "posición exacta" de la línea equinoccial, es decir una latitud cero en el largo máximo o “cinturón de la superficie terrestre”, y la localiza a 20 kms. al norte de Quito, un hallazgo contemporáneo bajo la utilización de nuevos útiles de posicionamiento geográfico satelital (www.quitsato.org), ha demostrado que un semicírculo de piedra en la cima de una pequeña montaña casi desértica y convertida hasta hoy por inescrupulosos mercaderes en lugar de explotación de polvo de arena: la loma de CATE-KILLA, situada a 200 metros, al norte de la posición determinada por la expedición francesa, señala la verdadera “mitad del mundo” y, que ésta “pirámide natural”, así como otros lugares por donde atraviesa la línea equinoccial ancestral o soga del medio pasando por Puntiachil, el Cayambe, Lumbaki en la amazonía, Isla Isabela en Galápagos o Coaque en el Pacífico (por citar apenas algunos puntos equinocciales en el actual Ecuador) y que constituirían desde hace milenios un alineamiento sagrado y primordial para la civilización Kitwa y por lo tanto la base para la construcción del mítico y macro señorío de las Tierras del Centro.

Aquello demuestra también que los conocimientos astronómicos de los
orgullosos “hijos del sol recto”, en los alrededores del año 1200 y mucho antes de la expansión de los inkas, fueron tan altos como aquellos de los egipcios, babilonios, mayas o aztecas, pues estuvieron familiarizados con el cálculo de solsticios y equinoccios y con la observación de las constelaciones como la de Escorpión o Choquechinchay (la del felino relampagueante) la del mono o
Chinchay (Osa Mayor) o la estrella del Shyri (estrella Sirio) y la constelación de la araña o de Orión o con la misma Cruz del Sur (la chakana inca) todas guiadas por la serpiente en el cielo (Vía Láctea)pero en especial,que estuvieron en conocimiento del tercer movimiento fundamental del planeta: aquel de la prescesión de los equinoccios, debido a la inclinación del eje de la tierra (actualmente 23º 27`) y por lo tanto, con el ángulo de la eclíptica, el que influye en la diferente orientación de las salidas y puestas del padre sol o TAITA INTY (no del “dios sol”), durante las cuatro grandes "entradas" o puertas astronómicas y rituales del año: los dos solsticios y los dos equinoccios; conocimientos todos, que fueron magistralmente diseñados y “escritos” en la estrella solar KITU-KARANKI.



Para determinar los equinoccios y solsticios de manera exacta, los pueblos del centro del mundo contaban con un sistema muy simple y por lo mismo admirable para su tiempo: utilizaban un gran cilindro sin techo, como aquel del hoy desaparecido templo de PUNTIACHIL en Cayambi, hecho de cangawa y piedras, de aproximadamente 18 metros de diámetro y ocho metros de alto, con una puerta de entrada para el ingreso del TAYTA YACHAK, aquel sacerdote y astrónomo encargado en fechas rituales, de encender el fuego equinoccial con el reflejo sagrado del sol en espejos metálicos sobre una chamiza u hojarasca, y por lo tanto el encargado de orientar la vida social, cultural con el manejo ritual y práctico de un calendario sagrado en estos territorios.

A pesar de su aparente simplicidad, aquel cilindro o templo astronómico, constituía un observatorio astronómico complejo y un lugar privilegiado para la observación ecuatorial del movimiento del sol, cuando este se encontraba próximo al cenit; la fecha cuando el sol iluminaba totalmente el fondo del cilindro y no proyectaba ninguna sombra, -ni adentro ni afuera-, era la “hora cero”, la del “sin tiempo”, aquella del pasaje horizontal del sol recto de este a oeste exactos, la del camino juguetón del TAITA INTY sobre la soga sagrada del CHAWPI o Taita Seque del INTY ÑAN, en sentido preciso este-oeste,a las 12 horas del 20 de marzo y 22 de septiembre.

He ahí entonces, la real y ancestral significación del actual nombre de Equator (línea que une y “no divide” a los dos hemisferios) y el de KI-TO (no exactamente la ciudad actual) sino el de la “tierra del centro” o “mitad de la tierra” para la búsqueda y construcción de nuestras pasadas, actuales y futuras IDENTIDADES ECUATORIALES; y esto,a despecho de quienes la niegan con su política y con su magna obra de “señas particulares” y “líneas imaginarias”; y también de aquellos que estigmatizan las vulgares “costumbres de los ecuatorianos” y que quisieran vernos esclavizados ya no por la cruz de la “santa inquisición”, sino de la “santa neo globalización”, aquella de los nuevos dioses blancos y barbados que llegan otra vez desde el norte, o de los nuevos mesías o señores, que están ahora y aquí, quizás para salvarnos o guiarnos hacia "el paraíso", o mejor para mantenernos clavados a su dogmática y consumista "santa alianza".




20 DE MARZO 2012
12 am

JUYAYAY!JUYAYAY!
ALEGRÍA! ALEGRÍA!

INICIO DEL AÑO ANDINO EQUINOCCIAL
LUMINOSOS ALBUR DEL NUEVO TIEMPO

1 comentario:

paola dijo...

no sabía toda la historia de la identidad de Ecuador. me gusta como con el circulo forman toda la pieza.
cuando saque pasajes a Galapagos voy a ir a averiguar más sobre los andinos